"El conde sintió un dolor punzante en el corazón como nunca había sentido. Si ella moría, él no querría seguir viviendo" Julia, Karen Robards.

domingo, 15 de enero de 2012

Pasión diabólica (Teresa Medeiros)


 


Editorial: Ediciones Urano, Titania / Octubre 2011
ISBN: 978-84-92916-12-2
Género: Histórico
Serie: 1º- Some like it...

Título original: Some like it wicked
Editorial original: Avon / Agosto 2008
ISBN original: 0-06-123535-0


A algunos les excita el peligro... 

A la beldad de las Highlands, Catriona Kincaid, le trae sin cuidado el decoro, e incluso su propia seguridad, cuando irrumpe en los dominios de la prisión de Newgate. Decidida a regresar a Escocia y restaurar el honor de su clan, busca la ayuda de sir Simon Wescott, un noble caído en desgracia y célebre libertino. Está dispuesta a ofrecerle riqueza y libertad, pero nunca se imaginó que el perverso libertino tendría el arrojo de exigirle un precio mucho más sensual por su ayuda.

A otros les excita la seducción...

Simon se sorprende al descubrir que el marimacho al que conocía hace ya años, se ha convertido en una obstinada seductora. Pese a haber renunciado a sus sueños de convertirse en héroe, no puede resistirse a hacer el papel de caballero errante para la apurada Catriona. A ambos les aguardan aventuras y peligros en su hogar escocés, donde arriesgarán la vida para vender a sus enemigos... y arriesgarán el corazón para descubrir una pasión que supera sus sueños más salvajes.
 
Pasión diabólica supone la primera entrega de la serie “Some like it” de la aclamada autora de novela romántica Teresa Medeiros.

En ella se nos cuenta la historia de Simon, un calavera reconocido, un libertino de primer orden, un vividor, un jugador y, según muchos, un héroe. Catriona, por su parte, es una joven escocesa cuyo carácter le ha traído más de un problema. Las diferencias entre ambos son más que evidentes y en circunstancias normales es probable que no hubieran llegado a conocerse nunca. No obstante, un encuentro furtivo entre Simon y Alice, la prima de Catriona, decide su destino.

Cuando Simon siente el peso que cae sobre su espalda piensa que, de nuevo, ha sido sorprendido por algún padre, hermano o esposo ultrajado. Cuando la mujer que yace bajo él desorbita sus ojos imagina que, para no variar, pronto se verá retado a duelo. No obstante, cuando se gira y enfrenta a su atacante descubre que él todavía tiene la capacidad de sorprenderse. Ante él se halla un ser de sexo indeterminado, desgreñado y envuelto en una vieja manta escocesa. El ser en cuestión, cuyos ojos grises le desarman por completo, lo observa con evidente curiosidad mientras esconde un gatito tras sus pies, en un intento de protegerlo.

¿Qué puede hacer él ante semejante estampa?

Cuando su acompañante se levanta del lecho de heno en el que él la había tumbado, la respuesta se hace evidente: defenderlo. Al fin y al cabo, parece el único modo de que salga con vida del encuentro con la enfadada Alice.

“Siempre”, le había susurrado ella. Cuando, años más tarde, Catriona recordaba aquel señalado día, lo primero que venía a su mente era lo que le había respondido a aquel caballero cuando le había preguntado por cuánto tiempo esperaría al hombre al que amara. Para ella, aquello había sido casi una declaración de intenciones. Fascinada por el atractivo de Simon, por la seducción oculta que incluía en cada una de sus palabras y por el recuerdo de su defensa ante su prima, la joven escocesa había alimentado durante años su irracional enamoramiento. Lo había amado sin conocerlo. Había seguido cada uno de sus pasos con la armada. Había acudido a recibirlo cuando, condecorado como un héroe, había regresado a Inglaterra. Lo había adorado durante años y por eso, ahora que necesitaba un héroe particular, el único nombre que acudía a su mente era el de él: Simon Wescott.

Sin embargo, las cosas nunca son lo que parecen y Catriona se verá obligada a abrir los ojos y desterrar esa idealizada imagen de su mente. Y es que, en realidad, Simon Wescott no es más que un impostor.

El argumento de la novela es interesante. Fiel a su estilo, Teresa Medeiros narra la historia como si fuera un cuento, un cuento subido de tono, por supuesto, pero un cuento al fin y al cabo. A lo largo de sus páginas vamos conociendo a los personajes, sus expectativas y sus miedos. Vemos que Simon no es tan cínico como parece y que su escandaloso modo de ser se debe a las circunstancias en las que ha tenido que vivir. Conocemos los sueños de Catriona y observamos como “crece”, como evoluciona a lo largo del libro. Ambos personajes resultan creíbles y bien delineados, sin contradicciones y psicológicamente cuidados. Los dos evolucionan de una forma lógica, arrastrados por los acontecimientos y obligados por las circunstancias a las que tiene que hacer frente.

La narración, por su parte, transcurre de un modo ágil, sencillo, sin altibajos. El interés se mantiene de principio a fin, como suele suceder con las novelas de esta autora, aunque no con tanta intensidad como en libros anteriores. Es decir, aunque se trata de una novela interesante, con momentos divertidos y tiernos, con buenos personajes y demás, no alcanza el nivel de otras como Tuya hasta el amanecer o Un beso inolvidable.

Finalmente, he de hacer algo que no había hecho antes: criticar a la editorial. Me he encontrado a lo largo del libro con erratas, errores de concordancia (“¿Y qué sabrá un chiquilla insolente como tú…” [pág. 19]), errores gramaticales (la confusión del Sujeto con el CD en “Se tapó los labios temblorosos […] qué se sentiría mientras alguien te los devoraban con tal tierno ardor” [pág.13]), errores ortográficos (“intento” por “intentó” [pág.14]) y errores de traducción en frases hechas como “tener la cara de” (“No puedo creer que tengas el rostro de mostrarte en público” [pág.283]). No me gusta hacer este tipo de críticas, en primer lugar, porque no tienen nada que ver con la historia ni la autora en sí; en segundo, porque sé que todos somos humanos y que a cualquiera se le puede “escapar” una tilde o cometer algún fallo de concordancia. No obstante, el problema, en este caso, está en que muchos de esos errores se encuentran concentrados en un par de páginas, las páginas iniciales para más inri, y dificultan la lectura. Además, se repiten (no los mismos pero sí del mismo tipo) a lo largo de toda la novela y alcanzan su grado máximo cuando tienes que leer dos o tres veces la misma frase para poder traducirla por tu cuenta.

En definitiva, una novela entretenida, con una bonita historia y unos personajes interesantes, adecuada para pasar el rato aunque con pocas posibilidades de convertirse en “inolvidable”. De no ser por los errores citados anteriormente le pondría un 8 pero, dadas las circunstancias, creo que se merece un 7.

0 comentarios:

ir arriba
Myspace Comments