"El conde sintió un dolor punzante en el corazón como nunca había sentido. Si ella moría, él no querría seguir viviendo" Julia, Karen Robards.

martes, 22 de noviembre de 2011

La otra verdad (Heather Graham)

                               

Editorial: HQNRomantic Star / Noviembre 2011
ISBN: 978-84-9000-909-3
Género: 
Contemporáneo

Título original: Forbidden Fire
Editorial original: 
HQN / Enero 1991
ISBN original: 0-373-28666-X

Marissa Ayers siempre había querido escapar de la dura vida que llevaba, así que cuando tuvo que hacerse pasar por la prometida de Ian Tremayne e incluso casarse con él en un matrimonio de conveniencia, se dio cuenta de que aquélla era la oportunidad que esperaba; sin embargo, a pesar de que su marido decía que no quería nada de ella, su mirada llena de pasión revelaba que estaba decidido a descubrir toda la verdad sobre su esposa...” (sinopsis extraída de Autoras en la sombra)
La otra verdad es una novela romántica de carácter histórico escrita por la conocida autora Heather Graham. En ella se nos narra la historia de Marissa, una joven cuya vida no ha sido fácil, e Ian, un hombre al que el destino le jugó una mala pasada.
Marissa no era más que una niña cuando murió su padre y tuvo que ir a vivir con su tío a las minas de carbón. Aunque su tío es un hombre amable que siempre la ha tratado bien, aquella vida de suciedad y enfermedad no está hecha para ella. Marissa quiere llegar lejos, convertirse en una de esas damas a las que admira. Por eso no se resigna a quedarse en aquel lugar dejado de la mano de Dios y, en cuanto se le presenta la oportunidad, se va a trabajar como doncella a la ciudad. Afortunadamente, es en casa de su amiga Mary, cuyo padre siempre ha tratado bien a Marissa, donde le dan ese empleo por lo que, aún cuando trabaja duro, es una mujer bastante feliz. Aún así, no puede evitar sentir que necesita más, que quiere llegar a ser algo más que una sirvienta. Sobre todo, cuando recuerda aquellos ojos azules que un día, en las minas, la miraron con lástima. Los mismos ojos azules que posee el hombre que tropieza con ella en la casa de su amiga y la miran con indiferencia. Ese hombre, esos ojos, la exasperan, la hacen sentir pequeña, la llevan a pensar que nada de lo que ha logrado es suficiente y que siempre será esa rata tiznada que corría, sucia y con las uñas rotas, entre los mineros. Por eso se jura que, algún día, le demostrará a ese hombre lo lejos que puede llegar una mujer como ella. Algún día…
Ian Tremayne es un hombre atractivo, ambicioso y con muchos sueños que cumplir. Lamentablemente, el fallecimiento de su amada esposa también lo ha convertido en un ser amargado y desagradable que no desea saber nada del amor. Sus aventuras amorosas se limitan a bailarinas, coristas y, en fin, mujeres de dudosa reputación. El matrimonio, por supuesto, no entra en sus planes.  Pero cuando su buen amigo sir Thomas le pide que figure en su testamento como tutor de su hija no puede negarse. Cuando el hombre, convencido de que su hija tiene un romance con un joven poco conveniente, le pide que figure en su testamento como prometido de Mary, accede a regañadientes. Al fin y al cabo, no es más que un “truco”, una cláusula del testamento para asegurarse de que la joven no pueda acceder a su fortuna antes de los treinta años y cometer un error. Desgraciadamente, las cosas no siempre salen como uno espera. A pesar de su renuencia, Ian se verá casado antes de lo que cree con una mujer que despierta algo que pensó haber perdido hace años.
No recuerdo si he leído antes algo de esta autora pero lo cierto es que, sea o no esta la primera novela que leo de ella, me ha causado una muy buena impresión. La historia es interesante, entretenida y diferente a las novelas históricas típicas.
El escenario en el que transcurre no es la capital inglesa, como suele ser habitual, sino la ciudad de San Francisco. Aunque la novela comienza en Inglaterra, los protagonistas no tardan en trasladarse a América, la tierra de las oportunidades. 
Tampoco el momento histórico es el que suele ser habitual. Ni la Regencia ni el periodo Victoriano tienen cabida en esta novela. En su lugar, los sucesos acontecen a caballo entre el siglo XIX y el XX, en esos primeros años del siglo XX en los que los carruajes tirados por caballos conviven con los coches a motor, el señor Bell ha descubierto ya el teléfono y las casas ya no están iluminadas con velas.
Los personajes, por su parte, resultan interesantes y creíbles. Ian es un hombre que ha sufrido una pérdida terrible y que no ha logrado reponerse a pesar del tiempo transcurrido. Marissa, por su parte, es una mujer endurecida por la vida que ha tenido claro siempre lo que quería y que, sin embargo, con el paso del tiempo se va dando cuenta de lo vacíos que eran, en realidad, esos sueños de poder y de riqueza. Los secundarios son, asimismo, inolvidables. La dulzura de Mary, la preocupación del tío de Marissa, el amor de Jimmy por la hija de sir Thomas, son características que los convierten en personajes capaces de ganarse un huequito en el corazón del lector.
Junto a esto, un lenguaje claro (aunque, hay que reconocerlo, a veces un poco repetitivo), una narración fluida, unas escenas bien montadas, un hilo argumental coherente y un final estremecedor convierten La otra verdad en una novela más que recomendable. Le doy un 8. 

0 comentarios:

ir arriba
Myspace Comments