"El conde sintió un dolor punzante en el corazón como nunca había sentido. Si ella moría, él no querría seguir viviendo" Julia, Karen Robards.

sábado, 17 de noviembre de 2012

La probabilidad estadística del amor a primera vista (Jennifer E. Smith)

“¿Desde cuándo son puntuales los aviones a la hora de despegar? Hadley ha llegado cuatro minutos tarde, lo que, bien pensado, no parece mucho: una pausa para la publicidad, el descanso entre dos clases, el tiempo que lleva calentar un plato precocinado en el microondas. Cuatro minutos no son nada. Cierra los ojos solo un instante y, cuando los vuelve a abrir, el avión ha desaparecido. Los caprichos del destino y las casualidades de la vida son el motor de esta conmovedora novela sobre lazos familiares, segundas oportunidades y primeros amores. Desarrollada a lo largo de 24 horas, la historia de Hadley y Oliver nos convence de que el amor verdadero puede aparecer en nuestras vidas cuando menos lo esperamos.”

 Recuerdo que, cuando tenía quince años, un profesor de literatura gallega me dijo que hay libros que llegan a nuestra vida en el momento oportuno. Según él, cuando eso sucede, esa obra marca un punto de inflexión en tu vida como lector. Y no importa si es una gran novela o uno de esos libros que, para otros, habrían pasado sin pena ni gloria. Simplemente, a ti te llega en el instante adecuado y eso marca la diferencia. Eso me ha sucedido a mí con La probabilidad estadística del amor a primera vista.

  La probabilidad estadística del amor a primera vista es una novela romántica contemporánea (tirando a juvenil) de la autora Jennifer E. Smith. En ella nos encontramos con Hadley, una jovencita americana que debe hacer frente a lo que ella ve como el peor momento de su vida y Oliver, un misterioso inglés que debe regresar a su país por unos motivos de los que prefiere no hablar. Hadley no desea montarse en ese avión. Durante los últimos días ha pensado en todos los acontecimientos que podrían impedir que llegara a su destino. Una huelga, un temporal, cualquier cosa. No obstante, cuando ve alejarse el avión el alivio que esperaba no llega. Al fin y al cabo, no presentarse en la boda de su padre por cuatro míseros minutos, el tiempo de retraso que le ha impedido embarcar, le parece un poco ridículo. Así pues, no le queda más remedio que esperar por el siguiente vuelo y rezar para que aquel mal trago pase lo antes posible. Son sólo dos días. Dos días pasan pronto. En dos días estará en casa de nuevo. En dos días…

 Cuando Oliver, con esa caballerosidad casi pasada de moda y esa sonrisa ladeada aparece ante ella, el tiempo deja de importar. Y es que, a veces, dos días pueden equivaler a una vida entera.

 La probabilidad estadística del amor a primera vista es una novela, aparentemente, sencilla. No se producen en ella grandes acontecimientos ni situaciones especialmente tensas. No existe un desfile constante de personajes. Es, simplemente, la historia de Hadley, una chica cuya vida ha dado un cambio radical en los últimos dos años, y, en menor medida, de Oliver, quien, pese a ser el protagonista masculino, mantiene el misterio que lo rodea durante toda la novela. Es la narración de cómo un encuentro casual puede cambiar una vida y de los sucesos que han hecho posible ese encuentro.

 Lo cierto es que esta novela me ha encantado y no tengo claro el por qué. Desde luego, no es porque se trate de una de esas novelas de amor que hacen historia, ni porque sea una joya literaria.

Tal vez se deba, sencillamente, a que tiene “algo” que engancha de tal manera que resulta imposible abandonar la lectura. Al final de cada capítulo me repetía esa frase tan común de los lectores: “una página más”. Pero tras esa página iba otra y otra, y, sin que me diera cuenta, el libro llegó a su fin.

Quizá haya sido porque, a pesar del corto periodo de tiempo en el que tiene lugar, la historia de amor transcurre de forma natural, paso a paso. O porque Oliver, con su ironía, su amabilidad y su sonrisa me ha enamorado a mi también.

A lo mejor, simplemente, ha sido uno de esos libros que llegan a tu vida en el momento adecuado. Fuera como fuere, me ha encantado. Para mí una novela de sobresaliente. Le doy un 9.

2 comentarios:

Lady_Scarlet dijo...

Ains... ya te dije que te iba a encantar, este chico es un solete jajaja, como para no prendarse de él y de la historia en general ;)
Besitos!

http://thelifeisviolet.blogspot.com.es/

Fani dijo...

Oish, sí, es precioso. Y eso que es muy sencillo, pero, no sé, te mete de tal manera en la historia que es imposible dejarla... Y Oliver... Ains, yo también quiero que me lleven la maleta xD

Biquiñossssss

ir arriba
Myspace Comments