"El conde sintió un dolor punzante en el corazón como nunca había sentido. Si ella moría, él no querría seguir viviendo" Julia, Karen Robards.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Despertar a la pasión (Julie Garwood)

                               



Editorial: Javier Vergara, Amor y Aventura / Enero 1994
ISBN: 978-950-15-1390-5
Género: Histórico
Serie: 3º- Espías de la Corona

Título original: The Gift
Editorial original: Pocket Books / Enero 1991
ISBN original: 0-671-70250-5

 “Sara Winchester espera que su marido Nathan, marqués de St. James, regrese por fin para reclamarla. Deliciosamente ingenua, Sara ignora las pasadas hazañas del marqués como el renombrado pirata Pagan. Ha llegado el momento tan ansiado durante tantos años: el hombre que está ante ella es perturbador, arrogante y apuesto, un caballero cuyo tierno tacto le hace conocer los placeres del amor. Y Nathan, que nunca había desnudado su alma ante ninguna mujer, muy pronto se siente completamente hechizado por los modales dulces y desafiantes de Sara. A bordo del barco de su marido, ella se muestra audaz y decidida a conquistar su corazón... Pero, de vuelta en Inglaterra, un peligroso complot intentará separarles y será entonces, mientras su futuro está en la cuerda floja, cuando descubrirán para siempre el auténtico sentido de su pasión.” (Sinopsis extraída de Autoras en la Sombra)

Despertar a la pasión constituye la tercera entrega de la serie “Espías de la corona” de la autora de novela romántica Julie Garwood. Se trata de una novela de corte histórico que gira entorno al tema de la piratería, la traición y, por supuesto, el amor.

Nathan St. James no es un aristócrata normal. Tratándose de un marqués, cualquiera esperaría que fuese un hombre ocioso, de moral disipada y mucho tiempo libre. Pocos se imaginarían que, en realidad, fuese alguien que se ganaba la vida a bordo de un navío, un capitán de barco. Desde luego, nadie (o casi nadie) esperaría que tuviese una segunda identidad como la que tiene. Y es que Nathan St. James es, nada más y nada menos, que el temible, cruel y despiadado pirata Pagan.

Sara, por su parte, es una mujer dulce, alegre y extremadamente inocente. Y por extremadamente debemos entender exactamente eso: EXTREMADAMENTE. Su inocencia no se limita sólo al plano sexual, como en la mayoría de las novelas históricas. Tampoco se queda en el ámbito de lo amoroso, como suele pasar. Sara es más una niña que una mujer. Casada desde los cuatro años con Nathan por decreto del rey, ha crecido en una familia malvada (al menos la parte paterna de la misma) y, aún así, ha mantenido la candidez de quien no ha sido herido nunca. Sara sólo ve lo bueno de la gente, confía ciegamente en aquellos a los que quiere (incluso en Nathan, a quien no ha visto desde aquella ceremonia en la que, siendo una niña llorosa, vio como su padre firmaba el contrato mientras su esposo de catorce años intentaba consolarla) y está convencida de que nada malo puede sucederle porque Nathan la defenderá.

Así pues, ambos son completamente opuestos. El cinismo, desconfianza y brusquedad de Nathan contrastan con la ingenuidad, dulzura y honestidad extrema de Sara. Sin embargo, por algún extraño motivo, en lugar de distanciarlos, esas diferencias los unen. Sara necesita que la rescaten constantemente de los líos en los que “sin querer” se mete. A Nathan, aún cuando gruña, se enfade y se exaspere, le gusta que lo necesiten. Además, la bondad natural de Sara le ayudará a combatir ese hastío tan arraigado en su carácter.

Lo cierto es que es una novela que me ha gustado mucho. Los protagonistas están psicológicamente bien trabajados, sin entrar en contradicciones a lo largo de la novela. Nathan es harisco y cínico desde el principio hasta el final. Sara mantiene su candidez, inocencia que a veces puede llegar a resultar un tanto increíble en alguna escena, desde la primera a la última página. 

Asimismo, los personajes secundarios están muy bien trabajados. A Jade y su esposo los conocíamos ya en la novela anterior de la serie, obra en la que también veíamos por primera vez a Nathan. Ambos mantienen esas características especiales que los caracterizan: decisión, valentía y lealtad a los que quieren. Junto a ellos, Colin, el mejor amigo del protagonista, en apariencia un caballero educado y atento que, sin embargo, esconde un carácter muy similar al de Pagan. La tripulación, la tía de Sara, su madre y su malvada familia paterna, constituyen el resto del reparto de esta obra.

Narrada en tono cómico, con escenas que despiertan la hilaridad del lector y otras que dejan bien claro porque a Garwood se la considera una de las reinas del romance histórico, Despertar a la pasión es, en mi opinión, una novela altamente recomendable. De ponerle una nota, le pondría un 9.

2 comentarios:

Xavier Beltrán dijo...

De Julie Garwood sólo he leído "Lady Johanna" y me gustó. No descarto volver a leer algo de ella, así que me apunto tu recomendación. ¡Gracias!

Un saludito.

fani dijo...

Hola Xavier!
Yo he leído unas cuantas de ella y la verdad es que me gusta mucho. Hay novelas mejores y peores pero la mayoría son muy buenas. Lady Johanna todavía no la he leído pero, bueno, habrá que ponerse a ello.
Biquiños y gracias por pasarte.

ir arriba
Myspace Comments