"El conde sintió un dolor punzante en el corazón como nunca había sentido. Si ella moría, él no querría seguir viviendo" Julia, Karen Robards.

martes, 29 de noviembre de 2011

Samantha (Andrea Kane)

                               


Editorial: Random House MondadoriCisne / Octubre 1997
ISBN: 84-01-50952-1
Género: Histórico
Serie: 2º- Barrett

Título original: Samantha
Editorial original: Pocket Books / Diciembre 1994
ISBN original: 0-671-86507-2

Una ingenua joven cae en las redes de un conocido mujeriego y chantajista. Lady Samantha, provinciana y dispuesta a disfrutar su primera temporada en Londres, es presa fácil para un noble avezado en el arte de seducir. Pero él, Remington, no es lo que parece; su arreogancia y supuesto libertinaje no son más que un disfraz para encubrir su condición de agente secreto al servicio de la reina. Y su importante misión, vital para los intereses de Inglaterra, le impide revelar a Samantha su verdadera identidad... y su naciente amor.” (Sinopsis extraída de Autoras en la sombra).
Samantha es la primera novela que leo de Andrea Kane, conocida autora de novela romántica. Se trata de una obra de corte histórico situada en la Inglaterra del siglo XIX.
Samantha es una joven demasiado inocente para la sociedad londinense. Amante de los libros, está convencida de que ha encontrado a su héroe cuando Remington Worth, conde de Gresham, aparece en la taberna en la que se encuentra para salvarla. Y es que desde el mismo momento en el que sus ojos se encuentran, Samantha decide que aquel hombre es el amor de su vida. Aún cuando sea un conocido calavera de preocupante reputación.
Remington no tiene tiempo para cuidar de una niña. Su trabajo como espía requiere de toda su atención y, además, cualquier relación con la soñadora hermana del duque de Allonshire sólo le traerá problemas. Él es un libertino, un cínico cuya inocencia se perdió en la guerra. Ella es una romántica, una niña en busca de un príncipe para sus fantasías. Evidentemente, él jamás podrá desempeñar ese papel.
Lamentablemente, desde aquel primer encuentro en la taberna, Remington no puede olvidar a Samantha. Primero está su preocupación por ser hermana de uno de sus amigos. Después, el hecho de que ella constituye una importante fuente de información para su misión. No obstante, el principal problema se encuentra en la terrible atracción que ambos sienten. Y es que, por más experiencia que tenga el duque, nada lo ha preparado para la espontaneidad, la sinceridad y la confianza ciega de Samantha.
Lo cierto es que esta novela me ha gustado mucho. El argumento me ha parecido interesante, bien tratado, con un ritmo ágil y narrado de un modo ameno. La novela engancha desde la primera página, con ese encuentro de los protagonistas en un lugar completamente inapropiado: una taberna en la que se reúnen los peores sujetos de la ciudad. Desde ese momento, comienza una historia tierna, dulce, y apasionada.
Los personajes resultan interesantes y están muy bien construidos. No sólo los protagonistas aparecen bien definidos, sino otros como Cynthia, la misteriosa doncella de Samantha, o Boyd, amigo de Rem.
No obstante, y como es lógico, a los que mejor conocemos es a los personajes principales.
Remington es un hombre hastiado que no aspira a nada más que hacer su trabajo y olvidar lo vivido en la guerra en los brazos de cualquier mujer dispuesta. Se considera incapaz de amar, al menos de amar tan incondicionalmente como Samantha quiere. Aún así, es un caballero y no va a dejar a la joven sola entre los peligros de Londres. Ni tampoco va a dejar que alguna rata como el vizconde Anders se le acerque. La inocencia de la chica, sin embargo, hará mella en su carácter y le llevará a darse cuenta de que, en realidad, sí desea ser el héroe que ella lo cree.
Samantha, por su parte, es, a pesar de su mencionada inocencia, una joven que tiene muy claro lo que quiere: a Remington Worth. Su tenacidad, su viveza y esa sinceridad suya la hacen una mujer completamente singular. Si a eso unimos su belleza, está destinada a convertirse en la sensación de la temporada. Algo que, por supuesto, a ella le da igual. Al fin y al cabo, no está buscando esposo. Eso ya lo encontró antes de pisar la capital inglesa.
Cabe mencionar, sin embargo, que hay momentos en los que el carácter de Samantha resulta un poco exasperante. Es cierto que desde el principio se dice de ella que es una niña extremadamente inocente pero, a veces, se comporta exactamente como una niña. No es que sea caprichosa ni nada por el estilo pero, en algunos momentos, su fascinación por Remington parece bastante infantil.
Por el resto, una novela que, al menos en mi opinión, es bastante recomendable. Le pondría un 7,5.

0 comentarios:

ir arriba
Myspace Comments