"El conde sintió un dolor punzante en el corazón como nunca había sentido. Si ella moría, él no querría seguir viviendo" Julia, Karen Robards.

lunes, 25 de mayo de 2009

Despedida

Cierro los ojos para no ver nada,
mi cuerpo se muere, mi alma se apaga.
Suspiro en silencio sintiendo el vacío,
me duele pensar que ya no eres mío.
Recuerdo de nuevo tus manos de seda,
tus ojos inquietos, tus labios, tus besos...
Por unos instantes te siento conmigo
aunque soy consciente de que te he perdido.
Me duele tu ausencia, me siento perdida
y susurro palabras que tú me decías.
Recuerdo tu cuerpo en mi cama, hoy vacía,
tus lentas caricias, tus suaves abrazos...
En mi último esfuerzo me aferro a la almohada
y noto, de sangre, la colcha mojada.
Y aprieto los labios esperando el final,
que fácil sería volver a empezar.
Podría fingir que nada ha pasado,
que sigues conmigo, que no te has marchado.
Mas quiero acabar con todas las mentiras
que envuelven en niebla mi hipócrita vida.
De pronto, el reloj, despacio, da las diez
y recuerdo tus ojos por última vez

0 comentarios:

ir arriba
Myspace Comments