"El conde sintió un dolor punzante en el corazón como nunca había sentido. Si ella moría, él no querría seguir viviendo" Julia, Karen Robards.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

EL DIABLO EN INVIERNO (LISA KLEYPAS)

Sebastian, lord St. Vicent, es uno de los libertinos más conocidos y atractivos de Londres. Seductor, irónico, frío y de un atractivo fuera de lo común, ha dedicado su vida a convertirse en un calavera incorregible. Sin embargo, su existencia se complica cuando descubre que su padre está en la ruina. Acostumbrado a los lujos y la buena vida, se ve obligado a buscar una solución... pero esta aparece antes de lo que espera, en forma de una hermosa pelirroja, tímida y tartamuda que acude a su casa a altas horas de la noche para hacerle la propuesta más sorprendente de su vida.
Evie Jenner está dispuesta a cualquier cosa para huir de los malos tratos de su familia y poder cuidar de su padre durante los últimos días de su vida. Por eso, enterada de la precaria situación en la que se encuentra, acude a Sebastian, lord St. Vicent y le propone un matrimonio de conveniencia. Lo que la joven no espera es que, tras la máscara de calavera insensible, se esconde un hombre dulce y cariñoso capaz de dar la vida por la mujer a la que ama.
Tengo que reconocer que esta se ha convertido en una de mis novelas favoritas. Fiel al estilo Kleypas, en esta historia se mezcla el humor, la pasión y el miedo a la debilidad que causa el amor.
A diferencia de los demás libros de las Wallflowers, en El diablo en invierno, la trama sucede en Londres, lejos de Stony Cross Park y del resto de las floreros. La mayor parte de la novela se desarrolla en el interior de un club de juego, lo que le concede mayor intimidad a los protagonistas para descubrir, poco a poco, que su matrimonio no es lo que esperaban. Y es que, contra todo pronóstico y sorprendiendo a todos los que habíamos conocido a estos personajes anteriormente, Evie y Sebastian no son, en absoluto, lo que aparentan.
Bajo el disfraz de seductor frío y despreocupado, Sebastian no es más que un hombre atormentado y solitario que, siendo todavía un niño, vio morir a todos aquellos que lo amaban. Sin nadie que le mostrara lo que es el amor, este atractivo aristócrata se siente incapaz de experimentarlo. Ya en Sucedió en otoño se nos decía que si en algún momento sentía compasión o algo parecido se encargaba de ocultarlo rápidamente. Esto explica que recurra a la ironía y al sarcasmo siempre que se ve emocionalmente amenazado. Por eso, cuando Evie aparece en su vida se ve obligado a desplegar todas sus armas de autodefensa ya que la joven lo afecta más de lo que quisiera con su dulzura, su bondad y esa inocencia que ni siquiera los malos tratos de sus familiares lograron apagar.
Evie, por su parte, se nos presentó como la tímida y sensata de las floreros. Por eso lo que menos nos esperabamos era que se presentara en la casa de St. Vicent y le propusiera matrimonio... ¡Después de que este intentara secuestrar a una de sus amigas!. No obstante, la desesperación de Evie era comprensible, sobre todo teniendo en cuenta que tenía motivos para temer por su vida. Pero la florero pelirroja va mostrando, a lo largo de la novela, su verdadero carácter, ese que sus familiares querían anular. Cabezota, cariñosa, dulce y decidida, está convencida de que jamás será una de esas mujeres desesperadas que persiguen a Sebastian. Lo que ella no sabe es que su esposo no es lo que aparenta, un hombre sin corazón, sino un ser atormentado por el pasado que se niega a amarla por miedo a perderla.
En esta novela, el resto de las Wallflowers ocupan un lugar totalmente secundario, sin apenas intervenir. La única con un papel de cierta trascendencia es Lilliam que, junto a su esposo, demostrará una compasión y capacidad de perdón totalmente inesperada debido a su fuerte carácter.
También hay que mencionar al personaje de Cam que consiguió llegar a las lectoras de un modo sorprendente. Espero no ser la única que se imaginó que era la pareja perfecta de Daisy y que sería el próximo protagonista de las Wallflowers. Creo que con su misterio, dulzura y pasión hubiera sido una pareja de lo más entretenida para la americana... No obstante, aunque Lisa haya decidido no integrarlo en la serie de las floreros estoy segura de que su novela no se quedará atrás.
Por último, debo decir que en esta novela nos encontramos escenas de increíble pasión y ternura pero, también, momentos de humor y tensión que le dan mayor fluidez a la historia.








1 comentarios:

LadyMarian dijo...

Es una excelente novela. Lo que más me gustó fue la habilidad de Kleypas para mostrar otra faceta de Sebastian que en el libro anterior había sido "el malo". Su transformación es muy convincente y creíble.

Besos

ir arriba
Myspace Comments